La creatividad y el diseño suelen ser caóticos, pero no hay que olvidar que dentro de ese caos creativo tiene que haber un orden que los demás puedan comprender. Cuando comenzamos un proyecto en ocasiones nos centramos en los pequeños detalles y pasamos por alto la visión general del proyecto y viceversa. Para conseguir un proceso creativo más productivo y que nos permita trabajar en varios proyectos a la vez, es aconsejable seguir unos hábitos de trabajo. Bajo mi experiencia y humilde opinión yo recomiendo seguir estos 10 sencillos pasos.

01. Antes de empezar, entiende el proyecto

Antes de empezar el trabajo de diseño debemos entender el proyecto, que función tendrá y cuál sera el usuario o cliente final. A menudo los diseñadores saltamos de un proyecto a otro sin llegar a entenderlo realmente ni ver la finalidad del mismo, y esto ocurre más a menudo en las grandes agencias que en los trabajadores freelance. Claro que sin entender el proyecto se puede llegar a la meta, obviamente no sin antes dar rodeos y realizar infinidad de cambios en el diseño a petición del cliente. Si somos capaces de entender la última pieza del puzzle podremos movernos con mayor agilidad entre el proceso creativo, ahorrando pasos innecesarios como correcciones de clientes por no entender su idea.

02. Comunica y trasmite tu idea de la forma correcta

No podemos olvidarnos de lo importante que es desarrollar una buena presentación de proyecto. Comunicar nuestras ideas de manera clara y concisa eliminara una gran cantidad de preguntas y sesiones de corrección, el cliente sentirá que lo tienes todo bajo control y confiara más en tu profesionalidad. Presenta el trabajo paso a paso, muestra los componentes individualmente, trata de razonar cada uno de ellos y su función de manera sencilla sin demasiados tecnicismos, construye el proyecto ante los ojos del cliente de manera que el pueda entender las piezas sin ser un experto en tecnología y diseño, y por último presenta el proyecto con maquetas, mockup o demos. Te aconsejo que te pases por esta otra entrada en donde doy algunos consejos de como vender un proyecto de diseño.

03. Piensa en el soporte final

No importa si estas diseñando para imprenta, web, móvil o incluso Tv, debes tener muy en cuenta como va a ser representado tu trabajo, cual va a ser el soporte final, en muchas ocasiones estarás limitado por él. Supongamos que tu diseño es para una etiqueta adhesiva, debes tener en cuenta muchos factores antes de elaborar tu diseño, sector empresarial (no es lo mismo diseñar para farmacéuticas que para alimentación u ocio), si el producto final estará a mucha temperatura o a poca, que tipo de adhesivo llevara… En el caso de que tu trabajo sea para dispositivos deberás considerar como interactúa un usuario con el dispositivo, la cantidad de espacio que tienes para diseñar o como el usuario pasara de una vista a otra.

04. No pierdas el entusiasmo por el proyecto

Por norma general cuando comenzamos un proyecto nuevo estamos emocionados pero en ocasiones esa emoción se disuelve a medida que las correcciones van llegando, si no hemos entendido bien el proyecto o, que también es posible, nuestro cliente se ha explicado mal o simplemente ha cambiado de opinión, probablemente perdamos la ilusión por ese diseño. En este caso debemos repasar todo desde el principio y buscar cosas que hayamos pasado por alto e innovar en ellas, con esto equilibraremos más el diseño. En muchas ocasiones empezar desde cero o volver a reunirse con el cliente puede ser la mejor solución para recuperar el entusiasmo, además aun que creamos que no, ahorraremos mucho tiempo.
Cuando te encuentres en un callejón sin salida porque la creatividad te abandono, deja lo que estés haciendo y ponte a diseñar otra sección u otra parte del proyecto, son muchas las ocasiones en que las ideas para un proyecto nos llegan cuando estamos haciendo otra cosa.

05. Trabaja hasta en los detalles más pequeños

La idea es solo el 50% del trabajo el resto es pura ejecución y técnica. Puedes tener la idea más brillante del mundo que si la ejecución te ha fallado no valdrá de nada tu trabajo. La mayoría de la gente puede distinguir fácilmente entre un diseño mal ejecutado de uno correctamente ejecutado. Procura fijarte en los detalles, incluso en los que crees que no se verán, los detalles marcan la diferencia.

06. Cuestiónate

Tener confianza en uno mismo es importante, sin embargo sólo importara si el resultado final es bueno. Durante el proceso creativo, pregúntate a ti mismo, ¿Voy por el buen camino? ¿He innovado? ¿La ejecución es buena? ¿Esta orientado al usuario final?. Ponte en la piel del usuario o de tu cliente. Cuestionarnos, nos ayuda a pasar por el proceso creativo con mayor rapidez y da mejores resultados.

07. Chequea tu trabajo con tus compañeros o amigos.

Los diseñadores tendemos a trabajar de forma solitaria, esto es un error ya que no hacemos otra cosa que limitarnos a nosotros mismos, pedir opinión es bueno y no tiene porque significar debilidad o inseguridad, debemos aprender a aceptar las criticas y saber defender nuestro trabajo. Todo y todos los que nos rodean pueden darnos un enfoque creativo y la mínima sugerencia de alguien puede encender la chispa que necesitábamos para vislumbrar el camino hacia algo brillante. Pide opinión y acepta las criticas, recuerda que no tienes porque hacer caso a todo el mundo, utiliza las opiniones y sugerencias a modo de inspiración.

08. Organiza tu trabajo

Cuando trabajamos en una agencia, normalmente, el trabajo suele desarrollarse de forma colaborativa, varios diseñadores pueden estar trabajando en un mismo proyecto. Esto hace que sea de vital importancia mantener un orden y una buena organización durante todo el proceso creativo. De igual modo sucede si trabajamos como freelance, tener una buena estructura con carpetas intuitivas y nombrar los archivos correctamente es fundamental.

como-organizar-capas-photoshop

Supongamos que trabajamos para una agencia con 3 diseñadores y un jefe de proyecto, 4 personas para un mismo trabajo. En algun momento otro diseñador necesitara abrir el archivo PSD que nosotros hemos creado y tiene que ser capaz de entender su estructura rápidamente, esto sera fácil si antes nos hemos tomado la molestia de renombrar capas, crear grupos de capas y organizarlos de arriba a bajo según su posición en el lienzo. Recuerda eliminar las capas que finalmente no hayas usado.
Ahora supongamos que eres freelance y que un cliente te llama año y medio después y te dice que quiere el mismo flyer pero con algunos cambios, si organizaste el archivo como en el ejemplo anterior, sera pan comido sino… prepárate amigo hasta que te encuentres navegando entre decenas de capas sin nombre ni orden.

Además de ahorrar tiempo, dinero y categoría… quedaras como un verdadero profesional cuando tu cliente te pida el archivo PSD.

09. Crea una guía de usuario si es necesario.

Obviamente no todos los proyectos que nos entran disponen de grandes presupuestos, y cuando empezamos en esto como freelance menos. Debemos ser profesionales y coherentes con el proyecto que tenemos entre manos, tampoco debemos olvidar que todos los clientes merecen el mismo trato y profesionalidad. Volvamos a los ejemplos.

La Peluquería Pepi nos encarga el diseño de su logotipo, no es necesario prepararle un manual de identidad corporativa de 25 páginas en donde se explique como usar la marca, como representarla en distintos soportes bla, bla, bla, solo para lucirnos, más que nada porque ni pagado ni agradecido. Pepi no necesita un manual de como usar su marca, ella solo quiere un rotulo, unos vinilos en los cristales y las tarjetas de visita, todo lo demás que no tenga que ver con que los clientes entren a su local a cortarse el pelo, la da igual. Demostrar que somos grandes diseñadores profesionales entregando documentación extensa, manual de usuario y demás información con proyectos como el de Pepi, solo conseguirá frustrarnos.

Una buena forma de presentar el diseño de un logo para proyectos como el de Pepi, es entregar el archivo vectorizado, con un previo en jpg, que Pepi pueda ver que hay en el archivo sin necesidad de instalar el programa usado. JPG’s con su logo sobre las variaciones de fondo, escala de grises, y fondo transparente, no envíes un .tiff Pepi no lo entenderá, con un PNG es suficiente y por supuesto la tipografía corporativa. Yo procuro usar FreeFonts así me evito de problemas.

Os propongo esta sencilla forma de entregar logotipos.

diseño-logotipo-profesional-canbokennel-magicalartstudio-2

 

Pero que pasa cuando los proyectos no son como el de Pepi sino para la multinacional PepiWold?
La creación de una guía de estilo basada en el proyecto terminado es esencial, el departamento de comunicación de esa empresa debe ser capaz de entender el proyecto con los archivos entregados. Si hemos creado un desarrollo web personalizado, deberemos entregar una guía de estilo en PDF basada en PSD’s que ilustren cada interacción por parte del usuario, el estado que cada botón o enlace, iconos, fuentes, etc. En este caso si debemos extendernos, no tengas miedo a entrar en detalles, en una multinacional siempre habrá alguien que se lea tu guía de arriba a bajo. Yo he visto guías de más de 100 páginas. Todo dependerá de la envergadura del proyecto, no lo olvides.

10. Siéntete orgulloso de tu trabajo.

Es tuyo, ha salido de tu cabeza, siéntete orgulloso de él, que se note, esta es la única forma de vender bien un proyecto

Suscríbete a nuestro blog para recibir nuevos contenidos todas las semanas, seras el primero en enterarte de todo, tutoriales, recursos, consejos sobre diseño gráfico y web, además no te perderás ninguna promoción de EnvatoMarket. Te fue útil esta publicación? Compártela!, gracias por visitarnos y esperamos verte pronto.